RADICAL
radicalparty

Zarema Sadulayeva, Kheda Saratova, Alik Dzhabrailov...

La lucha entre las fuerzas rusas y las guerrillas separatistas en Chechenia se ha reducido en los últimos años a testimoniales y esporádicos enfrentamientos. Eso no quiere decir que esta región, que ha sufrido dos guerras en los últimos quince años, haya dejado de ser territorio sin ley. Según los activistas de los derechos humanos, el número de secuestros se ha disparado en 2009. Y el presidente checheno, Ramzan Kadirov, que controla actualmente la región con apoyo del Kremlin, se encuentra en el centro de la polémica porque muchos de sus críticos han muerto violentamente.

En este clima de tensión ayer se encontraron los cuerpos sin vida de la líder de una ONG de derechos humanos y de su marido, que habían sido secuestrados la víspera por un grupo de hombres armados. Los cadáveres de Zarema Sadulayeva y su esposo fueron hallados en el maletero del vehículo de la pareja, abandonado en el barrio de Chernorechye, de la capital chechena Grozni. Ambos presentaban disparos en la cabeza y en el pecho.

EE.UU. pide a Rusia que investigue delitos contra los defensores de los derechos humanos
Fotografía de archivo de 2004 que muestra a Zarema Saiduláyeva,
directora de la ONG juvenil Salvemos la Generación,
en su oficina de la capital chechena, Grozni. efe

El secuestro fue presenciado por el guarda de seguridad de la ONG que dirigía Sadulayeva. Otra activista, Kheda Saratova, ha relatado que un grupo armado llegó a las oficinas y se llevó al matrimonio. Tres de los secuestradores vestían ropas militares. Los secuestradores regresaron para coger los móviles de sus víctimas y el coche.

Sadulayeva dirigía la ONG Salvemos la generación, que se dedicaba a ayudar a los niños chechenos mutilados por las minas. Sadulayeva y su marido, Alik Dzhabrailov, se encontraban en la veintena y se habían casado después de que él cumpliera condena por separatista.


Zarema i Alik

También ayer, en la convulsa república rusa de Daguestán, vecina de Chechenia, un periodista local fue hallado muerto a balazos en su coche. El reportero trabajaba para el diario Jakikat, que se publica en lengua avar.

Otra trabajadora de una ONG en Chechenia, Natalia Estemirova, fue asesinada el pasado 15 de julio en la república vecina de Ingushetia. Su cuerpo se encontró en una cuneta. Estemirova, que había colaborado con la periodista de investigación Anna Politkovskaya, había denunciado abusos a los derechos humanos cometidos por el Gobierno de Kadirov. El principal responsable de la ONG Memorial, donde trabajaba Estemirova, señaló al jefe checheno. Oleg Orlov le acusó de estar involucrado en ese asesinato. Kadirov negó las acusaciones y en una entrevista hace cuatro días llegó a asegurar que Estemirova "nunca había tenido honor, dignidad o conciencia".

Kadirov condenó ayer el asesinato de Sadulayeva y su marido, según él "un intento de intimidar al pueblo checheno", dijo a las agencias rusas.

12-VIII-09, G. Aragonés, lavanguardia

El portavoz del Departamento de Estado, Philip Crowley, se mostró "consternado" por el secuestro y el asesinato de la activista Zarema Saiduláyeva y de su marido, Alik Zhabraílov, cuyos cuerpos fueron encontrados con varios impactos de bala en el maletero de su coche, cerca de un sanatorio en la localidad de Chernorieche.

Saiduláyeva y Zhabraílov fueron secuestrados el lunes en la oficina de su ONG en la capital chechena, Grozni.

"Nos preocupa cada vez más la violencia contra aquellos que defienden los derechos humanos, el Estado de Derecho, la prensa independiente y la ayuda humanitaria en la región norcaucásica" de Rusia, afirmó Crowley.

El portavoz del Departamento de Estado afirmó que este tipo de asesinatos "tienen un espeluznante efecto sobre la libertad y el respecto a la ley en una sociedad. Es importante que el Gobierno de Rusia investigue vigorosamente y de manera inmediata estos terribles delitos y lleve a los responsables ante la Justicia".

12-VIII-09, efe, que.es