RADICAL
¿haces política?...
¿o te la hacen?
radicalparty

la impunidad de los propietarios de España

diario de un espía (ebook)-david r. vidal-9788448019068David R. Vidal es Asunción Mba. El primero es un exagente del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) que obtuvo todos los datos necesarios para iniciar una investigación al comisario José Manuel Villarejo. La segunda, es el nombre con el que llegó la carta a Fiscalía Anticorrupción con toda la información sobre los negocios del mando policial, sus sociedades en Panamá y transferencias realizadas a cambio de trabajos privados.

La Vanguardia se da cita con este exagente, dedicado ahora a sus negocios privados, después de escribir el libro “Diario de un espía” (Ed.Cúpula). En la entrevista relata porqué decidió derribar a Villarejo que llevaría al comisario a la cárcel el pasado mes de noviembre y cómo ve los últimos acontecimientos de la causa.

La primera pregunta, sobre todo después de ver que este asunto salpica incluso al rey emérito Juan Carlos I, es irremediable: “¿Estaba el CNI detrás de la información de Villarejo?”. La respuesta, tampoco podía ser otra: “No, el CNI no estaba detrás pero si estuviera tampoco lo diría. Pero no estaba detrás”.

Vidal tuvo acceso al empresario que pagó a Villarejo. Con esa información, obtuvo el nombre de las sociedades radicadas en Panamá a través de las cuales cobraba, las transferencias, que ascendía a 5 millones de euros, y los trabajos realizados con el comisario.

Una vez que consiguió la información, había que esperar. “Es un tipo poderoso y en la Policía había que esperar. En el verano de 2016,Villarejo era intocable desde el punto de vista policial”. Este exagente y excolaborador de la Policía relata cómo en esas fechas acudió a un comisario general con parte de la información. Éste le aseguró que se iba a investigar pero no volvió a tener ninguna llamada. Raro. Seis meses después detectó que las sociedades panameñas habían sido clausuradas.

Fue entonces cuando decidió acudir primero a la Guardia Civil y después a la Fiscalía Anticorrupción. En esos meses se había renovado la cúpula de la Policía y los nuevos cambios haría más posible que se pudiera inicial una investigación. Y así ocurrió, finalmente fue Asuntos Internos quien asumió las pesquisas hasta hoy. “Era intocable pero cambiaron sus apoyos. Cambió el ministro del Interior y otra gente”, explica.

Indicios “luminosos” contra Salamanca

Los datos que aporta son sobre los negocios de Villarejo y los regalos al comisario del aeropuerto de Barajas, Carlos Salamanca. “El que me da la información me dice que no meta a Salamanca en el ajo. Y no lo iba a meter porque Salamanca era un buen tipo. No era la pieza fundamental, todo el mundo hablaba bien de él, era como el policía del año. Pero por otro lado había un indicios luminosos contra él. Al final decidí meter la información sobre él para que la Fiscalía viera una denuncia más contundente. Los indicios contra Salamanca eran fácilmente contrastables. Conducía coches marca Porsche que no estaban a su nombre”.

Finalmente, tras varios meses de pesquisas policiales, fueron detenidos tanto Villarejo como Salamanca. Sin embargo, cuatro meses después de estar encarcelado, el que fuera comisario del aeropuerto de Barajas ha sido retirado de la causa. El juez de la Audiencia Nacional que instruye en asunto, Diego de Egea, considera que todos los regalos recibidos fueron por amistad, a pesar de que hay un empresario -que él mismo se autodenomina el ‘pagafantas’ por todo lo que ha pagado a varios comisarios de policía- que ha reconocido que le dio dinero y muchos regalos a cambio de favores en el aeropuerto, como dejar pasar a gente de Guinea Ecuatorial sin visado ni control de aduanas.

”Sorprende la premura del juez a la hora de archivar las causas. Da gusto ver lo rápida que es la justicia a veces. En la pieza de Salamanca dudo que existiesen los visados en frontera. Simplemente se les dejaba pasar. Tampoco sé si se indagó lo suficiente en las compañías aéreas: verás, si no llaman de la policía a la compañía aérea no les dejan ni siquiera subir al avión. De lo contrario se expondrían a multas que marean”, explica Vidal.

“No hay peor ciego que el que no quiere ver”

Junto a Salamanca, el juez ha decidido archivar dos piezas dentro de la ‘Operación Tándem’ contra clientes de Villarejo que le habrían contratado para que les facilitara información reservada, imposible de conseguir por la vías legales, y por lo que le pagaban grandes cantidades de dinero.

”Es cierto que en ocasiones los clientes no son conscientes de los métodos que se van a usar para realizar determinados informes de inteligencia. De hecho, en el mundillo anglosajón hay muchos debates centrados no en la legalidad, que se da por sentado, sino en la ética asociada a la obtención de información. Pero cuando acudes a un personaje etiquetado por los medios como perteneciente a las cloacas del Estado y pagas unas sumas exorbitadas de dinero por informaciones que no existe la más mínima forma legal de conseguirlas, hay que aplicar el refrán de que no hay peor ciego que el que no quiere ver”, subraya.

A su juicio, y después de ver la cantidad de material que guardaba Villarejo y que puede salpicar a altas instituciones del Estado entre otros muchos personajes, lo más pragmático sería no seguir investigando, por todos los problemas que puede conllevar a los investigadores levantar las alfombras. “Creo que lo de Villarejo es un escándalo de tal magnitud y afecta a tanta gente que lo más pragmático es enterrar la causa por el bien común. Una vez desenmascaradas las manzanas podridas en el mundo policial el trabajo está concluido. El reproche penal, en mi opinión, es algo secundario: muy romántico pero poco práctico”, añade.

Lo fácil, tirar la toalla

Como muestra un botón. En la medida que los agentes de Asuntos Internos que llevan la investigación van analizando más grabaciones y documentación incautada a Villarejo los escándalos van en aumento. Corinna zu Sayn-Wittgenstein, el marido de la periodista Ana Rosa Quintana, la familia Cereceda -dueños de la urbanización de lujo La Finca-, son algunos de los ‘VIP’ que han contratado a Villarejo para que a través de las amenazas, extorsión, chantaje y obtención de información reservada y confidencial les resuelvan sus problemas.

Sin embargo, el análisis de toda la información incautada no ha hecho más que empezar, lo que puede llevar a muchas otras operaciones para destapar el uso de la corrupción policial para intereses privados. Para Vidal, es indudable que lo más sencillo es no seguir tirando del hilo y no desempolvar lo abusos de los últimos 20 años de la mano de Villarejo que puede seguir haciendo caer a personalidades.

“Puedes frenar a un juez pero no a un Estado”

El mayor escándalo vinculado a este asunto han sido los audios filtrados a los medios El Español y Ok Diario de una conversación entre Villarejo y Corinna zu Sayn-Wittgenstein, en la que ésta reconocería que ha actuado como testaferro del rey emérito Juan Carlos I. “En mi opinión, teniendo en cuenta que Villarejo siempre ha sido bastante impulsivo, con una tendencia a amenazar, en la cárcel y con el material poderosísimo que tenía, ha hecho lo que han hecho muchos otros en su situación, encender el ventilador. A esos nunca les ha ido muy bien. En esos casos hay que amagar pero nunca llegar a ese punto porque no hay marcha atrás y a la larga le perjudica”, sostiene Vidal.

A su juicio, es un error “muy típico” pretender frenar a todo un Estado. “Puedes frenar a personas individuales pero un Estado es un ente abstracto muy grande. Frenar un Estado de Derecho es muy complicado porque antes caen dos o tres cabezas y el Estado sigue. Pueden frenar a un juez, a un ministro, pero no a un Estado”, apunta.

03/08/2018 lavanguardia